27 de septiembre de 2012

Menú de fics (VI)


¿Sobredosis de Dramione? A la orden señores xD…

Primer tiempo
La Rosa Negra Mágica de Mimi, de xxSammySabotagexx (Traductora: xsxbx)

Mientras Draco comenzaba a guiar su lengua hacia su clavícula, de pronto se alejó, mirando profundamente sus cálidos ojos. Por un momento, Draco no dijo nada, sólo la miró con los labios hinchados y el rostro algo abochornado. Era casi como si recién hubiera despertado de un sueño. La mente de Hermione regresó lentamente a ella, pero no lo suficiente como para gritarle por su estupidez. Todo lo que podía hacer era deslizar sus manos sobre los brazos de Draco, con una sonrisa torcida sobre su rostro. Draco, aún mirándola con sorpresa, nunca movió sus manos de su posición actual.
—¿Granger? —preguntó con voz ronca.
—¿Hmm? —replicó Hermione mientras sus labios alcanzaban su mandíbula. Estaba disfrutando demasiado besarlo como para detenerse.
—¿Qué estamos haciendo? —su voz vibró en su cuello, causando que Hermione lo pellizcara juguetonamente.
Ella le dio una risa provocativa.
—Nos estamos besando, Malfoy. Pensé que ya sabías eso, dado que lo haces muy bien.

Segundo tiempo
Muglelimpiadas, de promethea

Encontro sus pantalones, y su desgarrada camisa. No habia rastro de su sosten. Suspiro y empezo a vestirse. Ya lo encontraria. Su furia empezo a borbotear junto con la vergüenza cuando se dio cuenta de que el rubio estaba despierto, desnudo, tumbado en el suelo, mirandolo divertido.
-No tiene gracia...-le espeto ella rabiosa.
-Estas preciosa, lo sabias?- dijo el arrastrando las palabras tras ignorar por completo la groseria de ella.
Ella lo fulmino con la mirada. Su pelo era una maraña inmensa de nudos, huevo batido, harina y trocitos de carne de la cena.
-TU te has visto a ti mismo?-le solto con acidez.
-Yo estoy fantastico con cualquier cosa que me ponga- respondio el sonriendo radiante y tumbandose, señañando su esculpido cuerpo como quien muestra las pruebas que evidencian un argumento. Hermione se ruborizo al darse cuenta de que lo unico que queria en ese momento era hecharle sirope por encima y lamerle la harina del torso. Desvio la mirada furiosa consigo misma.
-Eres incapaz de tomarte nada en serio, verdad?
-Vamos princesita...-Draco se puso en pie, nada incomodo por estar desnudo. A fin de cuentas, estaba en su casa, no?- Que te pasa?
-Que esto no puede continuar asi...al final nos haremos daño...

Tercer tiempo
Progreso emocional, de dulceInvierno

La primera vez que se besaron (sobrios, de alcohol, dudas y pasado) fue suave, cuidadoso y casi (casi) compasivo.
Él olía a lluvia y café.
La realidad semejó algo apetecible (y no necesariamente inteligente)
Estabas cansada de un mundo de luces brillantes, discursos, conferencias, libros autografiados y sonrisas falsas (Ron de alguna manera, ya no duele tanto)
Él solo quería sentir y tú despertabas una pila de esas cosas que sienten los hombres y que tú, nunca vas a entender.
La primera vez que se besaron (sobrios, de alcohol, dudas, pasado y dolor) la lluvia chorreaba por la ventana en una noche que semejaba al gris de susojos.
Fue suave, cuidadoso y casi (casi…) amor.

Postre
Vitamina C, de promethea

Hermione sonrio, y volvio a leer la nota.
"Zumo de naranja. Tiene mucha vitamina C, es buena para la resaca. Aunque lo que a mi siempre me ha funcioando mejor es otro lingotazo. Te apuntas un dia de estos?"
Un leon y una serpiente se miraron de nuevo entre la multitud que no les prestaba atencion. Ambos sonrieron. Ambos llenaron sus copas de un liquido naranja lleno de pulpa y vitamina C. Y como muchas veces en la noche anterior brindaron en silencio.
Quizas las cosas no cambiaran de un dia para otro. Quizas hubieran vuelto a ser Granger y Malfoy despues de todo, y lo que pasara la noche anterior fuera solo una tregua en la que su guerra fria perpetua les diera un respiro. Porque todo el mundo sabe que las cosas no cambian en unas cuantas horas robadas al sentido comun. Pero todo el mundo sabe que en un segundo todo puede cambiar. Quien sabe. Pero alli estaban de nuevo. Bebiendo sus zumos en silencio. Ajenos a todo lo que no fueran sus recientes recuerdos. Brindando por el "ojala".



26 de septiembre de 2012

Desde la biblioteca real: Juego de Tronos


Nombre Completo: Canción de Hielo y Fuego vol. 1: Juego de Tronos

Autor: George R.R. Martin

Género: Fantasía

Argumento: El invierno se acerca a Poniente. Un invierno que dura años y que pone a prueba a sus habitantes, especialmente a los habitantes de Invernalia, el más norteño de los antiguos Siete Reinos...

Qué puedo decir, señores, este libro me ha dejado en un leve estado de shock. Creo que para que me entiendan deben leerlo, pero prepárense mentalmente porque es un libro fuerte y sangriento. Es la primera vez que leo algo de Martin, pero debo decir que adoré su manera de narrar y la simpleza con qué maneja a tantos personajes, tantos puntos de vista. Es genial.

¿Lo qué más adoré? Los lobos huargos de los Stark. Lamenté la muerte de uno de ellos, pero qué puedo decir no estaba en mis manos salvarlo (a). Y claro también al hermoso Tyrion, lo amé, lo amo y le amaré, es que es tan sarcástico, inteligente y maravilloso que no hay manera de no notarlo, pese a su estatura.

La familia Stark me gustó, en especial el pequeño Bran y Arya, y como olvidar al bastardo Jon.

Es un libro genialmente oscuro, contiene incesto, traición, romance, mentiras y un suspenso que hace imposible despegarse de sus páginas. Un libro lleno de detalles y también de demonios como el mismo autor afirma en la dedicatoria.

Sin más nada que decir os invito a leer este libro, les aseguro que no se arrepentirán.

El cachorro de lobo se acercó y hociqueó la mejilla de Jon, pero sin dejar de vigilar a Tyrion Lannister. Cuando el enano hizo gesto de ir a acariciarlo, retrocedió y le mostró los colmillos en un gruñido silencioso.
—Vaya, qué tímido —observó Lannister.
—Siéntate, Fantasma —ordenó Jon—. Eso es. Quieto. —Alzó la vista hacia el enano—. Ahora ya lo puedes tocar. No se moverá hasta que yo se lo diga. Le he enseñado.
—Ya lo veo —asintió Lannister. Acarició el pelaje níveo entre las orejas de Fantasma—. Qué lobo tan obediente —añadió.
—Si yo no estuviera aquí, te haría pedazos —dijo Jon. No era verdad, pero algún día lo sería.
—Entonces será mejor que no te alejes —dijo el enano. Inclinó la enorme cabeza a un lado y examinó a Jon con sus ojos desemparejados—. Soy Tyrion Lannister.
 

Y esta reina se retira a sus aposentos.

24 de septiembre de 2012

Delirios reales: Adiós abuelo


¿Duele? Te lo preguntaste tantas veces, lo imaginaste y aun así nunca tuviste la más mínima idea, sólo veías a miles de personas morir en las noticias, sentías lástima sí, pero jamás te sentaste a pensar que todas aquellas personas tenían alguien que los esperaba en casa, que estaba junto a su lado cuando dieron su último aliento, jamás meditaste que podían ser el padre de alguien, el hermano de alguien, el tío, el abuelo o incluso el mejor amigo, personas llorando, desgarrándose por dentro y aun así no las comprendías; pero ahora sí.

Dirías que es sencillo, que sólo tienes que pensar que está en un mejor lugar y recordarlo en sus mejores momentos, pero no lo es, no es sencillo recordarlo sin que tus ojos se empañen, no es sencillo pensar que está en un lugar mejor cuando sientes que lo necesitas aquí justo a tu lado, es difícil aceptar que la vida no es como un bumerang, porque él jamás regresará y aunque tu corazón se rompa en dos debes aceptarlo.

Y a pesar de todo te obligas a sonreír, porque debes ser fuerte y porque sabes que a él le disgustaría que te volvieras una magdalena, porque sabes que él adoraba tu sonrisa y también mimarte como a una cría de cinco años.

Lo recuerdas a cada momento, algunas veces te dejas guiar y otras intentas detener tus recuerdos, porque sabes que te dejarán una sonrisa húmeda en el rostro. Y lo añoras, deseas no hacerlo, pero es imposible, es un sentimiento demasiado fuerte como para ignorarlo, y tampoco puedes pararlo. Porque sí, has aceptado que tus ojos jamás lo verán, has agradecido a Dios por el tiempo maravilloso que te dejó disfrutar de su compañía, has agradecido cada consejo, incluso cada regaño que él te haya dado, pero aun así no te haces la idea de que a partir de ahora vivirás en un mundo donde tu querido abuelo no estará.

Y ante esto sólo corres a buscar un escape, no quieres desplomarte, no quieres mostrarte débil, aunque tu corazón llore tú sonríes, porque a él le gustaba que sonrieras y porque tú necesitas sonreír, y lo haces, sonreír digo, por él y por ti, por los dos. Entonces las letras te envuelven en su regazo, forman palabras maravillosas que te consuelan, que te cantan e incluso algunas veces lloran contigo y las adoras por eso, porque se convierten en tu escape, y te obligan a soltar todo lo que sientes para que puedas seguir adelante.

Sonríes. Sonríes y simplemente escribes porque eres diferente a otras personas, porque es mejor para ti escribir lo que sientes que decirlo. Tu carga se hace más ligera y algo dentro de ti suspira aliviado.

Lo extrañarás, por supuesto que sí.  Existirán veces en que tu mente te traiga  recuerdos donde él estará presente, pero los enfrentarás con una sonrisa. Sonreirás con lágrimas y sin ellas, cuando alguna acción tuya te recuerde a él.

Y finalmente le dirás adiós. Porque como te has dicho miles de veces él está en mejor lugar y jamás volverá, necesitas comprenderlo porque de lo contrario jamás podrás seguir tu vida.

Sonríes. Por él y por ti. Eres capaz de apostar que allá en donde se encuentra él también está sonriendo para él y para ti.

Respiras y simplemente susurras: “Adiós abuelo”

Y sonríes pensando que él podría estarte respondiendo algo como “No es un adiós, sino un hasta luego…”