15 de abril de 2012

Menú de fics (IV)


Menú de fics
Este menú es variado, simplemente disfrútenlo…

Primer tiempo
Spam, de CHIMEL

La mujer se sienta sigilosamente en el borde la cama— ¿Cómo te fue? —inquiere con una dulce sonrisa en el rostro.
         Francisca se incorpora, sonríe ampliamente— ¡Tengo novio! —Grita.
Su madre se abalanza para abrazarla, ambas ríen, mientras la chica le cuenta de la caminata, de las explicaciones, de la fascinación que ella le provoca y como con lágrimas en los ojos, él le pidió que fuera su novia, justo después de decirle que era su mejor amiga.
         Por primera vez en mucho tiempo, Francisca puede dormir sin pensar en las malditas perras que le han hecho la vida imposible, puede dormir sin pensar en lo que escribirá para su próximo capítulo, en cual será su siguiente paso de destrucción… Simplemente duerme, sin soñar nada pero con una gran sonrisa dibujada en el rostro.

Segundo tiempo

¡¡¡Ay de mí!!!, de sucy weasley

  —Me dijo que no les parecí interesante hasta que me vieron contigo ¿Qué quiere decir eso? ¿Qué ni siquiera me tomaban en cuenta antes? ¡¡Dijo que era algo fácil!! -le conté entre sollozos, al borde de la histeria. Entonces me paré del columpio y di un par de pasos—. Quiero irme a casa dije con voz patética.
            Malfoy me observó como un águila a su presa y sacó su móvil, marcó unas teclas y luego lo volvió a guardar.
            — Le dije a Susan que estaba aburrido y me regresaba a casa, y que tú me acompañaste para que no me perdiera dijo subiendo un poco los hombros—, no la queremos histérica buscándonos por todos lados ¿verdad? Te acompaño a tu casa.
Tercer tiempo
Tu muñeca de trapo, Malfoy; de jannynorthman

—Vuelve a casa conmigo…
           Tenía la frente ardiendo cuando despertó y sentía que las mejillas encendidas. Se llevó una mano a la frente pensando que tal vez se había resfriado y que el extraño sueño era síntoma de la fiebre, pero descubrió que el ardor que sentía era por las lágrimas que estaba derramando. Se las enjuago despacio y entonces sintió el mismo aliento cálido que había estado soplando tras ella. Cayó en la cuenta de por qué sentía que las sábanas la acariciaban y al fin reconoció la voz que le había estado susurrando.
—No deberías estar aquí —musitó Astoria sin girarse para mirarle, aún no se atrevía a hacerlo.
—Tú tampoco —le respondió acariciándole el cuello—. Este no es lugar para las rosas…
—La rosa… —Astoria abrió los ojos para mirarla—. ¿Cómo has entrado?
—Vuelve conmigo… —las manos de Draco no dejaban de acariciarla.
—No me has contestado.
—El camarero es un hombre manejable. Sólo me han hecho falta un par de palabras para…
—¿Le has amenazado? —comenzó a girar la cabeza para verle.
—No ha hecho falta amenaza alguna… Ya sabía dónde estabas.

Postre

Perversión, de Dann 19

¿Qué demonios les pasaba? Se suponía que sólo se habían encontrado casualmente, porque cada uno había ido a visitar a su padre; aunque ambos sabían que era una simple cuartada que tenía cono fin hacer que se viesen en vacaciones de navidad. ¿Qué harían luego de Hogwarts, cuando no estuviesen protegidos por sus paredes y pasillos solitarios y silenciosos cuando se lo proponían? Quizá debían comenzar a pensar en hablar con todos.
―Scor ―murmuró Albus entre besos―. ¡Scorpius!
¿Mmm?
―¿No crees que es hora de… tú sabes, comenzar a decirlo? ―Scorpius fingió no oírlo y volvió a besarlo como antes―. En serio, escúchame.

Y esta reina se retira a sus aposentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario