7 de abril de 2012

Desde la biblioteca real: Once minutos


Nombre completo: Once minutos

Autor: Paulo Coelho

Género: Narrativa, reflexiva

Argumento:María es de un pueblo al norte de Brasil. Todavía adolescente, viaja a Río de Janeiro, dónde conoce a un empresario que le ofrece un buen trabajo en Ginebra. Allí, María, sueña con encontrar fama y fortuna pero acabará ejerciendo la prostitución. El aprendizaje que extraerá de sus duras experiencias modificará para siempre su actitud ante sí misma y ante la vida.”

Pues ya me había atrevido a leer del tema de prostitución con Eréndida. Bueno, más por culpa de mi profe que por inspiración mía, pero ya ven, aquí leyendo otro libro de este tema.

Aunque entre Paulo y Gabriel hay grandes diferencias. Gabriel se fue por el lado mágico, en cambio, Paulo fue más eh… fuerte. Es un libro de adultos, pero, que terminó cayendo en mis manos y ya ven.

Bien tenemos a María, una chica con sueños e ilusiones, qué se ven opacados luego de esa primera noche en qué vende su cuerpo. Y a pesar de todo, logra conseguir el amor, a través de dicha profesión.

No les mentiré, la chica es una prostituta con todas sus letras. Sabe de su profesión, se ha instruido para eso. El libro trata los temas sexuales como algo casual, que en cierta manera lo es, sin ese tabú que se nota en los libros juveniles, pero a pesar de todo no terminé traumada. Creo…

Cómo personajes tenemos a la principal: María. Es una joven que llega a Suiza en busca de un sueño, sin embargo, se da cuenta, luego de mucho tiempo, que su sueño es sólo eso y nada más. Termina en una discoteca donde vende su cuerpo, simplemente para conseguir dinero y volver a su país, pero también consigue algo más que no tenía previsto. El dolor y el amor. El sadomasoquismo y el paraíso. Todo en dos hombres diferentes, que la llevan a conocerse a sí misma.

Seguimos con Ralf, este pintor que simplemente me enamoró desde el primer momento. Ese hombre que ha vivido tanto a sus veintinueve años, es rico, famoso y sin embargo es infeliz. Me gusta lo que este hombre logra en María, pues él descubrió su luz y la ayudó a que ella también la descubriera tanto en él, cómo en sí misma.

Y culminamos con Terence, pues por mí que se quede con su esposa y el sufrimiento. Bueno merece tener sus aventuras así qué, dejémoslo seguir con sus experimentos siendo amo y esclavo. Pues sí, su colaboración me gustó. Eso de mostrarle el perverso lado del sexo (y aquí hago una pausa para sonrojarme) a María, llevarla al orgasmo y lograr incluso que dudara de ese amor que sentía, fue interesante.

Una vez más Paulo me demuestra su lado femenino y experimentado.

Es un libro reflexivo y de temas adultos, pero si tienes las agallas de hojearlo, te aseguro que no te arrepentirás. Bueno, al menos yo no lo hice.

Ella sintió ganas de decir que lo amaba. Pero eso lo estropearía todo, podía asustarlo o, lo que era peor, podía hacer que respondiese que él también la amaba. María no quería eso: la libertad de su amor era no pedir ni esperar nada.

- El que es capaz de sentir sabe que es posible tener placer incluso antes de tocar a la otra persona. Las palabras, las miradas, todo eso contiene el secreto de la danza. Pero el tren llegó, cada uno va por su lado. Espero poder acompañarte en este viaje hasta… ¿hasta dónde?

- De vuelta a Géneve – respondió Ralf.

Y esta reina se retira a sus aposentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario