4 de abril de 2012

Desde la biblioteca real: Las hijas de Tara


Nombre: Las hijas de Tara

Autor: Laura Gallego García

Género: Novela Fantástica

Argumento: “Siglos después, la guerra continúa, pero ya en un estado latente. Algunos humanos viven en el bosque y Tara les permite utilizar la magia mediante runas y fuerzas elementales, se llaman salvajes; otros moran en las dumas, donde la biotecnología y la robótica han evolucionado tanto que los hombres ya no lo son del todo y no necesitan dioses que les resten libertad, ya que cuentan con las megacorporaciones que prácticamente controlan sus vidas: son los urbanitas.”

Bueno ésta novela me sorprendió, sí, realmente lo hizo. Aunque realmente ¿Cuándo ha dejado Laura de sorprenderme? Desde que comencé a leerle a causa de una recomendación de Nea y sí sinceramente me encantó la manera de narrar de esta mujer.

La historia se desarrolla en un mundo futurista donde la raza humana ha sido dividida por la tecnología y la naturaleza, aquellos que son fieles a la naturaleza poseen dones proporcionados por las runas, mientras que los “urbanitas” son controlados por maquinas que deberían ser inferiores a ellos y sin embargo no es así.

Todo comienza cuando Kim, una joven mercenaria, debe robar a AD-23674-M, mejor conocido como Adam, un biobot fabricado por Nemetech, lo que no sabe ésta chica es que él es una pieza clave para los salvajes y por eso algunos “urbanitas” desean destruirlo.

Obligada a huir de Duma Findias, ya que es perseguida por una sombra de Nemetech, y es así lejos de su hogar que se prepara para ir al encuentro con su superior y entregarle a esta el biobot, sin embargo en su travesía se encuentra con incontables peligros y situaciones extrañas, en las cuales  su tecnología servirá de muy poco.

Kim, pues esta chica es interesante, ya quisiera saber qué se siente tener toda esa tecnología encima, sólo lamento esa incredulidad ante la magia de Tara, sin embargo su personaje es genial, algo gruñón y todo pero genial.

Adam, ok, si no fuera un maldito robot o biobot estaría enamorada, bah estoy enamorada aunque no sea algo vivo en realidad, es que esa inocencia, ese poco conocimiento de la vida y esa muestra de sentimientos que es prácticamente imposible… sí, definitivamente este biobot sabe cómo ganarse el corazón del lector.

Keyko, es una de las hijas de Tara, y ayuda a Kim en su travesía, aunque más porque ella tiene un viaje que hacer. Pues esta sí, fue agradable leer el desenvolvimiento de Keyko en la historia, es el polo opuesto de Kim y quizás por esto a veces la mercenaria no le tiene confianza.

Pues también resaltan Chris (creo que de él me enamoré en cuanto le leí), Semira (encantadora, aunque luego la odie… ¿Cómo pudo simplemente hacer eso? ¡Joder!), Kea (sí, la sacerdotisa que ayudo a Kurt) y Duncan (sin comentarios).

Como siempre es una excelente obra. Y no sé que hacen aquí en vez de ir a leerle tan maravilloso libro ¡Corran!

—Los usáis como esclavos, ¿verdad? —murmuró—. Aunque sean parecidos a vosotros.
—Son máquinas, Keyko —replicó Kim, molesta—. Son obra nues­tra. ¿Acaso tú no eres esclava de tu diosa Tara?
—Por supuesto que no —replicó Keyko, ofendida por la compa­ración.
Respiró hondo. La mercenaria había logrado alterar su calma y debía tranquilizarse. Se volvió de nuevo hacia el biobot.
—Oye, AD... —empezó, pero se veía incapaz de recordar todos los números—. Lo que sea. Tienes un nombre complicado. ¿Puedo lla­marte Adam? Será más sencillo.
—¿Adam? —repitió Kim, con guasa.
—Adam. Me gusta —dijo entonces el androide, para sorpresa de su propietaria; se volvió hacia Keyko, muy serio—. Afirmativo, pue­des llamarme Adam. Será más sencillo.

Y esta reina se retira a sus aposentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario