11 de abril de 2012

Desde la biblioteca real: Flores en el ático


Nombre completo: Flores en el ático

Autor: V. C. Andrews

Género: Novela

Argumento:Esta novela narra la terrible experiencia vivida por cuatro niños que, víctimas inocentes de unas pasiones prohibidas, crecen en un lúgubre encierro, aislados del mundo por una madre cruel...”

Desde el principio digo que concuerdo con Nea. De toda la saga Dollanganger (que hace un total de cinco libros, contando a Jardín Sombrío) éste es el mejor.

Pues en mi opinión es algo retorcida, pero pese a eso me ha encantado y el incesto lo amé.  Eso de amor entre hermanos me ha empezado a gustar de un tiempo para acá, todo es culpa de La Comadreja (escritora de fanfics), pero eso no viene al caso.

No logro concebir que una madre le haga semejante cosa a sus hijos, los cuales afirma amar. Sinceramente si así es amando ¿qué tal sería odiando? No mejor ni me lo imagino.
Odié a la abuela. Y por eso me encantó su personaje. Diría que la abuela de Eréndida y ésta serían grandes amigas. Cuidado y no son hermanas (?). Con una abuela así… ¿para qué enemigos?

De la madre ya hable y sinceramente la odie. Pero a diferencia de la abuela no me gustó. Es una niña rica que lo perdió todo y quiere recuperarlo a costa de cualquier cosa. La verdad me dio asco, toda ella.

Cathy, a pesar de tener su vocecilla taladrándome el cerebro, debo aceptar que le tengo cierto respeto. No es fácil madurar de golpe, y ella pasó de ser una niña a una mujer en poco tiempo. No sólo por la desilusión, sino porque sus hermanos le necesitaban. Eso me pareció admirable. En ambos, tanto en Chris cómo en ella.

Chris, éste chico es simplemente el amor de mi vida. Rubio, hermoso, responsable, romántico y valiente (¡Vamos!  Hay que darle algo de mérito por soltarle sus verdades a la vieja, aunque después le castigara), oficialmente encontré a mi marido ideal. Al igual que Cathy tuvo que madurar rápidamente, y así servir de figura paterna a sus pequeños hermanos. Aunque al considerar a su madre una santa y luego enterarse de todo lo que ésta hace para tener el dinero, lo hiere y bastante.

Sé cómo se sintió, eso de que alguien se te caiga del pedestal (y siendo alguien tan cercano) es fuerte. En fin.

De los gemelos sólo puede decir que me desgarró su situación. Me imagino a mis tormentosos hermanos con esos problemas y a pesar de que sean un incordio, me duele. Unos críos perdiendo su infancia, cómo Carrie y Cory, de verdad es lo más imperdonable que pudo hacer aquella madre.

El incesto pues me encantó. Es la primera vez que lo leo en un libre y fue interesante. Sobre todo por la tensión. Son las miradas, los roces y el deseo tan latente, tan palpable, definitivamente lo que más amé, fue el incesto.

Buen libro, buena historia. ¿Qué esperan para leerlo?

Por primera vez me sentí molesta, avergonzada de lo que ahora tenía, y en seguida me incliné para recoger el vestido que me había quitado. Me defendería con él, le diría que se fuera.
—No, no —dijo él, cuando tenía ya el vestido en las manos.
—No debieras... —tartamudeé, temblando más todavía.
—Ya sé que no debiera mirarte, pero es que estás tan guapa, es como si hasta ahora no te hubiese visto nunca. ¿Cómo te has vuelto tan guapa, si estaba yo aquí y no me di cuenta?
¿Cómo era posible responder a una pregunta así? La única manera que se me ocurría era mirarle y rogarle con los ojos que se fuera.

Y esta reina se retira a sus aposentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario