29 de marzo de 2012

Desde la biblioteca real: Me senté y lloré


Nombre completo: A orillas del río Piedra me senté y lloré

Autor: Paulo Coelho

Género: Novela         

Argumento: “La historia se centra en Pilar, una joven independiente, que se siente frustrada por la vida rutinaria de la universidad y decide buscarle otro significado a su vida. La vida de Pilar da un vuelco cuando se encuentra con un amigo de su infancia, que ahora es un maestro espiritual y del que se rumorea que realiza milagros y curaciones. El libro narra el viaje de ambos a través de los Pirineos franceses.”

Debo admitir que ya había leído este libro antes, sin embargo me dio por leérmelo de nuevo y ya ven acabo de terminarlo. Definitivamente esta obra es otra de las que me hacen suspirar de amor por Paulo, adoro como escribe ese hombre.

Ahora pasando a los que nos interesa. “A orillas de río Piedra me senté y lloré” es una historia llena de amor, búsqueda personal, reflexión y miedos (sobre todo por parte de la protagonista).

Es la primera parte de la trilogía “Y al séptimo día”, de la cual forman parte “Verónika decide morir” y “El demonio y la señorita Prym” y trata sobre el cambio, las decisiones y descubrimientos que sufre la protagonista en tan sólo una semana.

Pasando a los personajes, tenemos a Pilar, la protagonista, una joven de veintinueve años, estudiante, a la cual la vida le da un vuelco, luego de recibir una carta de un amigo de la infancia, y poco después aceptar acompañarlo en la travesía que éste emprende.

Pilar, pues me gustó, pero luego de que decidió sacar a “la otra” de su vida. Al principio parece una chica independiente, sin sentimientos y que está dispuesta a cerrarle la puerta al amor sólo para protegerse, sin embargo luego de ese cambio (en que deja de ser su propia enemiga y se convierte en la “buena” o “princesa”), acepta esos sentimientos que siempre estuvieron allí y que ella se negaba a sentir.

Y luego tenemos al Seminarista, del cual nunca se sabe el nombre, aunque no es necesario, simplemente es conocerle (o leerle) y ya te has enamorado, créanme comprendo tanto a Pilar. Pues bien él es una amigo de la infancia de Pilar, qué por cierto siempre estuvo enamorado de ella y a pesar de que trato de convertir ese amor en amor para el prójimo (bueno se metió en un seminario por eso), nunca pudo olvidarla por completo.

Es casi un príncipe azul, bueno diría más bien que lo es. Un hombre capaz de seguir a su amor por todo el mundo y dejar de hacerlo sólo cuando éste se lo pida. Él es un instrumento para que la protagonista vuelva a creer y a amar.

Un gran libro, un gran mensaje y sobre todo un gran escritor (¿Alguien notó que estoy enamorada de Paulo?).

¿Qué esperan? ¡Corran a leerlo!

Rompe el vaso, por favor, y libéranos de todos esos conceptos malditos, de esa manía de tener que explicarlo todo y hacer sólo aquello que los demás aprueban.
—Rompe ese vaso —pedí una vez más.
Él clavó su mirada en la mía. Después, despacio, deslizó la mano de la mesa hasta tocar el vaso. Con un rápido movimiento, lo empujó al suelo.

Esta reina se retira a sus aposentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario