25 de marzo de 2012

Desde la biblioteca real: La cándida Eréndida


Nombre completo: La increíble y triste historia de la cándida Eréndida y su abuela desalmada

Autor: Gabriel García Marquez

Género: Cuento/ Realismo Mágico

Argumento: “La abuela, acostumbrada a una vida de lujo y comodidad, no se resigna a la muerte de su esposo. Para conseguir dinero explota a su nieta Eréndira, quien desde muy pequeña debe realizar múltiples labores domésticas. Tras un incendio accidental, la abuela decide que Eréndira lo va a pagar, y la consagra al comercio sexual…”

De los dos únicos libros que he leído de Gabriel (no me miren así, no soy la única que no se ha leído “Cien años de Soledad” ¡Palabra!), éste es el que más me gustó. Sí, a pesar de que mi querida profe casi nos obligó a leerlo, debo admitir que no fue tan malo como pensé, me gustó sí ¿Para qué mentir?

Eso sí es una historia retorcida, sólo el hecho de que una abuela sea capaz de vender a su nieta de esa manera, llevarla hasta el borde y sin embargo seguir empujándola, sencillamente diré que uno de los mejores personajes (quizás el único), definitivamente es la abuela, la odié desde que la conocí (o leí, bah da igual). Creo que eso de “desalmada” le va como anillo al dedo.

Ahora bien pasando a Eréndida, pues no… no me gustó. Porque simplemente no me gustan las manipuladoras que al principio parecen débiles, pero que después resulta que tienen un plan que otro debe desarrollar, a mi parecer si tanto quería soltarse del yugo, bien que ella sola podría haberse soltado. Eso de “cándida” habría que ponerlo en duda, aunque quizás soy algo cruel con ella, después de todo lo que le paso… bah, no me gustó, punto.

Y ahora Ulises, lo amé. Aunque es algo estúpido y fácil de manipular gracias a su amor por la “cándida” (y quizás por eso la odio un poquito más). Adoré su constancia y sí, también su fidelidad hacia Eréndida, a pesar de todo lo que esta le decía o hacía, para que luego terminara de esa forma, con ese dolor y culpabilidad. ¡Dios, sí! Realmente amé a  Ulises con su inocencia, su estupidez y su hermosura.

¿Lo peor? El final. Es que estar tan concentrada en los sucesos del desarrollo y luego encontrarte con un final de ese estilo… Dios, sin duda lo que más odie fue el final, sin embargo debo admitir que es una gran historia, fuerte y que muestra mucha realidad con esa aura mágica que envuelven los escritos de Gabriel (al menos de los dos que he leído).

Sin duda un buen libro, a pesar de su final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario