28 de marzo de 2012

Delirios reales: Cansada de ser una enciclopedia


Sí, la verdad debo admitirlo: estoy cansada. Me gusta leer , me gusta investigar, quizás estar a un paso por delante de los demás, pero no soy una enciclopedia, aunque muchos piensen que sí.

No lo sé todo de historia ¡claro que no!, sí, me gusta, pero no soy una experta y odio cuando me hacen preguntas que incluso ellos deberían saber, y otras que sólo sabría un historiador o un experto en libros de historia.

Está bien suelto una que otra palabra que sólo entendería mi profesora de castellano (y a veces ni ella), pero no es mi culpa que ellos sean tan… incultos (a falta de una palabra mejor).

Aunque tal vez la culpa es mía, por ser como soy. Debería negarme cada vez que me piden un favor (sí, de esos de “resuélveme esto y esto”), debería dar la vuelta y dejarlos hablando solos cada vez que me piden una fecha o un acontecimiento ocurrido hace años. 

Quizás debería insultarlos y maldecirlos con palabras que sólo yo entendería, pero no puedo hacerlo… les tengo aprecio a los muy condenados.

Sin embargo estoy cansada. Cansada de ser una enciclopedia para ellos.

Y lo peor… ¿Qué sucede cuando la enciclopedia se vuelve a los pequeños libros y le pregunta algo? Pues sí, absolutamente todos quedan pasmados, sin saber qué decir o hacer… ¿No qué la enciclopedia lo sabía todo? ¡Pues ahí lo tienen! ¡No soy una enciclopedia! Y si lo fuera… ¡tampoco lo sabría todo!

Definitivamente: No soy una enciclopedia, mejor dicho estoy cansada de ser una enciclopedia, sólo es algo que quiero que sepan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario